Para satisfacer las necesidades hídricas de los cultivos se necesita aportar agua, ya que no siempre es suficiente con la que proviene de la lluvia.

El regadío se puede hacer de muchas maneras, pero los nuevos sistemas se focalizan en el riego por goteo y el riego por aspersión. Estos sistemas resultan más convenientes que otros porque pueden ser informatizados y, consecuentemente, se pueden regular la cantidad del agua, la humedad ambiental y la fertilización del suelo.

La agricultura de riego requiere una inversión de capital y una infraestructura hídrica construida con cuidado (canales, aspersores, albercas).

El agua es muy importante para la agricultura, ya que de ella depende la formación de nuevas plantas y el desarrollo de las que hay. Pero el agua también es un recurso que hay que manejar con cuidado. No siempre está disponible y, además, se está agotando.

Considerando el problema del agua, habría que comparar el consumo de los dos sistemas de regadío: por goteo y por aspersión.

Consumo del riego por goteo y consumo del riego por aspersión

Imaginemos un campo de maíz y veamos lo que pasa con cada uno de los sistemas de regadío. Por lo que se refiere a cantidad de trabajo, de agua y de gasto energético.

El riego por aspersión es usado de 3 a 5 veces como máximo en 8 semanas. Y para el regadío del mismo campo con riego por goteo habría que regar de 16 a 24 veces como máximo en 8 semanas.

Las horas de trabajo para regar 10 hectáreas por goteo son 30 horas, mientras que las horas para regar por aspersión son 6,6.

Veamos ahora el consumo de agua en 5 horas de regadío. Con el sistema por goteo se utilizan entre 193,6 y 290,4 mm de agua. Con la aspersión sólo se utilizan entre 100 y 190 mm.

Por último, hay que considerar el gasto que hay en cada hectárea. Con el regadío por goteo hay un coste de 38,1€, mientras que con la aspersión es de 32,7€. Aparentemente no es mucha la diferencia pero, pensando en grandes cantidades de terrenos, el gasto ya se hace exponencial.

Por lo que comparando todo esto, el riego por aspersión vemos que es más rentable. Por ello, vamos a mostraros las ventajas del riego por aspersión.

regadío

Ventajas del riego por aspersión

Las ventajas de este sistema se pueden resumir en:

  • Un coste menor de instalación. Ya que no se necesitan mangueras o tubos surtidores.
  • Versatilidad, porque se puede cambiar de un cultivo a otro.
  • Menos obstáculos en el terreno.
  • Las instalaciones son más duraderas. No hay que renovar tuberías como en el riego por goteo.
  • No tiene goteros, por lo que no se necesita prevención para evitar la obturación de los goteros.
  • Es fácil de trasladar de un campo a otro.

Como ves, el riego por aspersión tiene más ventajas y, a largo plazo, es mucho más rentable que el sistema de regadío por goteo. ¿Qué tipo de regadío utilizas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *