Es un hecho innegable que a día de hoy a los jóvenes les cuesta encontrar empleo. No nos referimos a cualquier empleo, sino al que ellos aspiran. No hace tanto tiempo cuando se veían a los jóvenes trabajando en sus empleo soñados. Incluso estudiantes que trabajaban antes de terminar sus estudios.

Pero esto ha cambiado. Con la crisis, los puestos de trabajo han disminuido y las exigencias para optar a uno de los que quedan han aumentado. Estamos pasando una época de estancamiento y esto es notable.

Problemas que se encuentran los jóvenes al buscar trabajo

Cuando se tiene formación, se necesita experiencia para trabajar. Y cuando se tiene experiencia, piden más formación. Si las empresas no dan oportunidades a los jóvenes, nunca podrán obtener la experiencia necesaria. Es la pescadilla que se muerde la cola. De esta manera los jóvenes no podrán optar al trabajo que desean. 

También, es notorio, como cada vez se incorporan nuevas tecnologías a las empresas. Hace más sencillas algunas tareas. Pero esto también puede hacer que disminuyan los puestos de trabajo que antes realizaban las personas. 

Esta evidencia se puede ver desde hace unos años. Un ejemplo muy claro de ello son algunas gasolineras. Anteriormente, en todas las gasolineras, siempre había personal para repostar o atender en otros servicios a los clientes. Pero actualmente, los empresarios han optado por reducir personal y muchas gasolineras son autoservicio. 

La competividad también es un punto a tener en cuenta para ver porque a los jóvenes les cuesta más encontrar empleo. Y es que existe una generación en nuestro país a la que se le dice que tienen “titulitis”. Hay tantos jóvenes con títulos, cursos y formaciones variados que cada vez se necesita más y más formación para ser mejor que otros candidatos.

Lo que ocurre con esto, es que se termina de estudiar con una edad ya adulta, con muchos títulos de formación pero con 0 experiencia. Por lo que se encuentran en una situación complicada, no han cotizado nunca. Y además, muchas veces, lo que les ofrecen o encuentran son trabajos precarios, mal pagados o que no tengan nada que ver con su formación y vocación. 

jóvenes sin empleo

Desmotivación de los jóvenes

El gobierno se ha dado cuenta de la situación y está poniendo medidas, creando nuevos métodos para la incorporación de los jóvenes a la vida laboral. Pero esto no es suficiente, por ello los jóvenes se encuentran muy desmotivados y piensan: 

  • Aferrarse a que no hay trabajo para los jóvenes. Esto debe acabarse de sus pensamientos. Es cierto que encontrar el primer empleo es difícil. Y más complicado aún encontrar uno de calidad. Pero no es imposible. Por ello hay que sacarse eso de la cabeza y buscar. ¡No hay que desmotivarse! 
  • Buscar trabajo de lo que haya. Se cambia el “trabajar de lo mío” por “trabajar de lo que sea”. Generando en los jóvenes una desmotivación enorme. Ya que pasan tanto tiempo buscando trabajos que tengan que ver con su formación y vocación y no lo encuentran, que esto desespera a cualquiera. Pero lo que hay que hacer es seguir intentándolo siempre, aunque se necesite trabajar en otra cosa mientras se encuentra el trabajo deseado. 
  • No por enviar más curriculum encontrarás trabajo antes. Enviar demasiados currículums a empresas que no requieren de su formación es tontería. Sobre todo viendo el mercado laboral como está. Por ello se debe intentar siempre echar currículums donde la formación o experiencia sirvan. Porque sino es así, ¿tendría sentido un abogado echando curriculum de dentista?
  • Todo es por enchufe. Es cierto que en nuestro país se lleva mucho el enchufismo. Pero no todas las empresas funcionan así. Las empresas también escogen a gente preparada, sino fuese así, al final terminaría desapareciendo porque no llegarían a sus objetivos. 
  • No dan oportunidades. Como siempre suelen pedir experiencia, muchos de los jóvenes se la inventan en sus currículums. Pero no deberían hacer esto. Que busquen unas prácticas o sigan buscando. Ya que si dan lo mejor de ellos, acabarán encontrando un buen empleo. Mentir nunca es la solución. 

El mercado laboral no está en su mejor momento. Pero no hay que echarle la culpa a terceros. Quien busca encuentra. Por lo que no hay que desmotivarse, seguir buscando y si se da todo de uno mismo, se acaba encontrando el empleo deseado.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *