Las criptomonedas son un sistema digital de intercambio. La primera que se creó fue el Bitcoin del que seguramente has escuchado hablar. Fue creado en el año 2009 por Satoshi Nakamoto (así aparece en los registros, pero no se sabe a ciencia cierta si es una persona o una organización). Quien estableció esta moneda basado y apoyado en un concepto de código abierto. Donde se realizan operaciones económicas seguras bajo un sistema llamado Blockchain.

Es decir, una enorme base de datos con un libro de contabilidad que registra cada una de las operaciones que realizan los usuarios y se almacenan en diversos bloques de información. Que son validados por los diferentes nodos que conforman esta amplia red. Certificando cada transacción de manera segura y transparente.

En otras palabras, cada transacción es validada por cada uno de los servidores que conforman la red. Asegurando que si cae un servidor, esta transacción ya ha sido autenticada y firmada digitalmente por los demás. Evitando congestiones frente a un ataque informático. Por otro lado, no requiere intermediarios en las operaciones, ya que la información de los usuarios es absolutamente transparente y verificada.

Financiación con criptomonedas: el nuevo modelo de las empresas

Las empresas pretenden captar altas cantidades de dinero para financiar sus proyectos internos y expandirse. Tradicionalmente, las empresas lo hacen a través de préstamos a entidades bancarias. Sin embargo, con la aparición de la moneda virtual, ahora estas pueden realizar su financiación con criptomonedas. 

Las empresas ya constituidas y con cierta trayectoria en el mercado elaboran proyectos de interés público, y elaboran un formato llamado ICOs. Initial Offering Coin sirve para que, a través de este formato, los proyectos sean subvencionados por personas comunes. Es decir, que efectúen una financiación con criptomonedas.

Esto es algo muy similar a invertir en acciones. Pero en este caso no hay una bolsa de valores que juegue con el valor de las acciones. Sino que el usuario que decide invertir, obtendrá una ficha digital que representa un título y un valor que puede revalorizarse y obtener rendimiento económico. O que puede representar una función concreta, como el derecho al consumo de algún servicio de la empresa por parte del inversor. Esta ficha digital se ha denominado Token. 

Beneficios de las criptomonedas

  • Uso Global: no están supeditadas a las políticas de una región en concreto. Sino que pueden ser obtenidas por cualquier persona en el mundo.
  • Descentralización: no están bajo un mercado oficial y es por ello que están operativas 24/7.
  • Transparencia: las transacciones son registradas. Y están al alcance de las partes interventoras.

Riesgos de financiación con criptomonedas 

  • Popularidad: no es muy factible que estas monedas tenga un futuro prometedor. Ya que su valor depende de los intereses de las partes que participan en la transacción.
  • Regulación: ahora mismo las criptomonedas están exentas de regulación. Sin embargo, ya hay alertas sobre posibles regulaciones que pueden revertir sus ventajas.
  • Volatilidad: su valor puede variar repentinamente. Y esto también puede representar un riesgo debido a las fluctuaciones que pueden presentarse diariamente.

Al parecer las criptomonedas serán el futuro de economía digital. Y aunque tengamos solo como referencia el Bitcoin, existen muchas otras que ha estado cobrando fuerza como: Ripple, Namecoin, Dogecoin, Ethereum, Dash y Litecoin.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *