¿Has asistido al trabajo pensando que eres un fraude y que no mereces el cargo? ¿Crees que los empleados creerán que no sabes lo que haces? ¿Te da miedo fracasar?  Estas cuestiones son algunas que se hacen las personas que padecen el Síndrome del Impostor.

¿Quién puede padecer el Síndrome del Impostor?

Aunque no lo reconozcas por su nombre, este síndrome no es tan extraño. Siete de cada diez personas lo han sufrido en algún momento de su vida. Las personas que sufren este síndrome piensan que todo esto ha sido golpes de suerte concretos y que se quitarán en algún momento de sus vidas. No valoran su buena carrera profesional, sus logros académicos o los elogios que reciben.

síndrome del impostor

No sólo afecta a un solo sector concreto de la población. Este síndrome lo pueden sufrir desde brillantes empresarios o actores reconocidos, hasta estudiantes. Pero no es algo grave, con confianza en uno mismo se puede superar. Por ello, todavía no está dentro de las enfermedades mentales reconocidas, a pesar de que lo sufra gran parte de la población.

¿Qué es el Síndrome del Impostor?

El Síndrome del Impostor es un trastorno psicológico en el que las personas no ven sus logros y piensan que son un fraude. Creen que han llegado donde están profesionalmente por pura suerte.

Las personas que lo padecen piensan que los demás son mas inteligentes y mejores que ellos. A pesar de que demuestren su capacidad, creen que ha sido por estar en el momento y lugar adecuado. O que han engañado a los demás para que los contrate.

Este síndrome trae problemas como el miedo a pedir un ascenso, de estudiar algo que les fascina pero que piensan que no llegaran. A no arriesgarse a nada por pensar que no están a la altura.

¿Qué origina el Síndrome del Impostor?

Según los estudios más recientes, se piensa que este síndrome puede nacer de causas como las siguientes:

  1. Influencia en la infancia con diferencias entre los miembros. Aquí está lo que repiten los familiares desde la niñez con etiquetas concretas. Como que tu hermano es “el que saca mejores notas” o “el primo es el más listo de la familia” . La presión de muchas familias para que los hijos saquen excelentes notas, hace que los hijos o hijas sientan que no llegan a lo que establecen los progenitores.
  2. Estereotipos en cuanto a género. Este síndrome afecta tanto a hombre como a mujeres. Pero anteriormente se daban más casos de mujeres. Debido a la presión de la sociedad, creen que deben demostrar su valía o ser madres y triunfar con éxito profesional a la vez. Y aunque los esto ya no se ve tanto como antiguamente, es cierto que este factor puede seguir afectando a algunas mujeres.
  3. Ser exigente con ellos mismos. Las personas que le afecta este síndrome suelen ser muy severas con ellas mismas y ponen objetivos no concordes con la realidad.
  4. Nuevo entorno académico o profesional. Es común en estudiantes que entran en un nuevo entorno académico para ellos desconocido. Por tanto, puede verse influenciados por una menor confianza en sí mismos  y en sus habilidades

síndrome del impostor

Síntomas del Síndrome del Impostor

Este síndrome puede estar acompañado por ansiedad, estrés o depresión. Pensamientos como los que veremos a continuación son los que definen a los que lo padecen:

  • “No debo fallar”
  • “Me siento falso”
  • “Esto ha sido suerte”
  • “Soy un fraude”
  • “Miedo a la evaluación”
  • “Miedo a que no siga el éxito”
  • “Miedo a no estar capacitado como los demás”

Los que sufren de estos síntomas deben cambiar estos pensamientos por ejemplos como:

  • “Quiero recibir ese título. No me rendiré y tendré demasiado orgullo para alejarme”
  • “Si puedo hacer esto, podré ayudar a otros en el futuro y trabajar con personas tan motivadas como yo”.
  • “Puedo ser la voz de otras personas”
  • “Sé que puedo hacerlo.”
  • “Soy quien quiero ser”

síndrome del impostor

Cómo superar el Síndrome del Impostor

Algunos de los consejos para superar este síndrome son:

  1. Lo primero que se debe realizar es reconocer los sentimientos de “impostor”. Es aconsejable escribirlos cuando empiecen a venir a la mente. Con esto, se pueden romper los pensamientos negativos. Escribir acerca de los pensamientos ayudara a mirarlos con otra perspectiva.
  2. Realizar una lista de las habilidades y fortalezas. Escribir los logros y reconocerlos como propios es un paso para no verse como un fraude.
  3. Cada vez que exista un pensamiento referido a sentirte como un “farsante”, leer la lista de habilidades y logros. De esta manera se recuerda quien es uno mismo.
  4. No posponer el problema. Hay que enfrentarse a él y resolverlo cuanto antes.

El Síndrome del Impostor es algo común en la población actual. Incluso vemos a famosos de distintos ámbitos que han sufrido este síndrome como la poeta y activista de los derechos civiles estadounidenses Maya Angelou o el famoso actor Tom Hanks.

Y es que la sociedad de hoy en día es muy exigente. A veces no ponemos unos límites que no están acorde con nuestras vidas. Debemos ser realistas y confiar en uno mismo.

Si sientes algo de lo anterior, no esperes más. Intenta solucionarlo o, si es necesario, pide ayuda. Recuerda que tus éxitos y logros son tuyos, y los has conseguido por tu propio mérito. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *