El tema de la cláusula suelo lleva varios años en España de actualidad. Esto se debe a la gran polémica que causó cuando las personas con créditos hipotecarios se dieron cuenta de que los intereses bancarios estaban siendo abusivos. Si aún no sabes bien de qué se trata o temes solicitar un crédito hipotecario por temor a dicha cláusula, aquí te contamos qué fue lo que sucedió.

¿Qué es la cláusula suelo?

La cláusula suelo, a la que también llaman suelo hipotecario, es una cláusula que está en los contratos de compra de viviendas. Y que establece el límite mínimo de interés que los compradores pueden pagar. Estos intereses en Europa, incluyendo España, se dan por la referencia del Euríbor. El cual es un índice que se calcula promediando las tasas de interés de los diferentes bancos europeos y que siempre está cambiando. Puede subir y bajar y, por consiguiente, los intereses de los bancos deben hacer lo mismo: bajar o subir. Pero esta intermitencia no puede ser ilimitada. Es decir, si por motivos de la economía mundial se dispara el Euríbor, quien compra una casa sabe que no va a pagar más de un tope de interés. En este sentido suena muy bien, y esa es la cláusula techo, donde el hipotecado siente que no se abusa de sus finanzas pues el sistema bancario lo protege de cierta manera contra esos movimientos económicos.

Sin embargo, para la cláusula suelo la aceptación no fue la misma. Ya que también fija un tope mínimo de pago de intereses. Pero, ¿y si el Euríbor baja lo suficiente como para que la gente pueda pagar menos intereses? Esto fue lo que pasó en el año 2007. Cuando el ‘boom’ inmobiliario hizo que se disparara este tipo de cláusulas. Lo que ocasionó que las personas pagaran un dineral en intereses. El cual podrían haberse ahorrado. Y cuando la gente empezó a darse cuenta de que en sus contratos sí estaba dicha cláusula, pero que los bancos no la habían hecho explícita, pues todo se hizo público.

Reacciones a la cláusula suelo

A raíz de esto, se ha dado todo un movimiento de personas que están demandando a los bancos por sentir que no era justa esa cláusula. Y que ese dinero no deberían haberlo pagado. Sobre todo porque el Euríbor continuó. Y aún hoy continúa, en valores negativos. Por lo cual se ha considerado que la cláusula podría estar rozando las barreras de la ilegalidad.

A partir de eso, han sido miles de personas quienes continúan interponiendo demandas y recibiendo su dinero. Los juzgados han fallado, prácticamente en todos los casos, a favor de los demandantes y han obligado a los bancos a devolver el dinero equivalente a los intereses que pagaron de más.

Así hoy, varios años después de que se supiera el escándalo, las personas continúan luchando porque les devuelvan su dinero. Y los bancos tienen la obligación, como lo ha declarado el Tribunal Supremo, que de ahora en adelante todos los bancos deben ser transparentes y explícitos en los contratos para que los clientes estén al tanto y puedan tomar una decisión al respecto. Además ha declarado nula la cláusula suelo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *