Muchos contribuyentes no conocen los trucos de los que se pueden beneficiar para bajar su factura fiscal. A la hora de tributar a Hacienda es importante saber qué trucos existen para bajar el rigor impositivo y disminuir la factura. Hay una serie de pasos que se pueden seguir para beneficiarse de ventajas relacionadas con la inversión.

¿Qué son los rendimientos del capital mobiliario?

Los rendimientos del capital mobiliario pueden servir para bajar la factura con Hacienda. Se trata de contraprestaciones que proceden de forma directa o indirecta de elementos patrimoniales mobiliarios que posee el contribuyente, y que no tienen relación con actividades económicas. Tanto estos intereses de cuentas o dividendos como los beneficios obtenidos en la venta de acciones, fondos de inversión, viviendas, etc. tributan hasta 6.000 euros al 19%, entre 6.000 y 50.000 euros al 21%. Y a partir de 50.000 euros, al 23%. No obstante, las pérdidas de capital producidas en cualquiera de estos productos pueden deducirse de la factura fiscal.

Pasos para reducir la factura fiscal de la inversión

A la hora de reducir la factura fiscal de la inversión, el contribuyente debe tener en cuenta, en primer lugar, la diferencia entre el saldo positivo y negativo de los rendimientos del capital mobiliario mencionados. Además, también hay que calcular si el saldo final de las ganancias patrimoniales es positivo o negativo. Las cifras obtenidas al realizar estos cálculos y combinar ambos resultados serán sobre las que se apliquen los porcentajes de tributación mencionados anteriormente.

Reducción por hipotecas

Por otra parte, quienes son titulares de una hipoteca rubricada antes del 31 de diciembre de 2012 también pueden beneficiarse de reducciones. Pueden bajar su factura hasta en un 15% de las cantidades invertidas, siendo el límite por persona de 9.040 euros.

Planes de pensiones

Los planes de pensiones también sirven para reducir la factura fiscal. Las aportaciones efectuadas reducen de forma directa los ingresos del contribuyente. El límite máximo general es de 8.000 euros. Siempre y cuando no excedan el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas.

Seguros de salud

Los seguros de salud pueden reducir hasta un máximo de 4.500 euros en la base imponible. Se trata, además, de un gasto considerado deducible en la factura de los autónomos.

Gastos del hogar

La factura fiscal del autónomo también puede beneficiarse de la deducción por gastos del hogar, si trabaja desde casa. Estos gastos incluyen amortizaciones de hipoteca, cuotas de comunidades de propietarios, suministros de agua o luz y telefonía, entre otros. Estos gastos son deducidos en función del espacio proporcional de la casa que se dedica a la actividad económica.

Estimación directa en el IRPF

Por último, quienes tributan de forma directa en el IRPF también pueden deducirse las cuotas de IVA que tengan relación directa con su actividad económica. Aquí se puede reducir la factura fiscal teniendo en cuenta los gastos de alquiler de local u oficina, los gastos del vehículo particular o los gastos de viaje y representación.

Sigue estas recomendaciones para reducir la factura fiscal de la inversión y conseguirás ahorrarte un dinero que seguro querrás invertir en otras cosas más importantes para ti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *